del jardín imperfecto

11 de enero - 24 de febrero, 2007

Del jardín imperfecto

Tom Carr

Del jardín imperfecto

Tom Carr

Del jardín imperfecto

Tom Carr

Del jardín imperfecto

Tom Carr

Del jardín imperfecto

Tom Carr

Del jardín imperfecto

Tom Carr

Del jardín imperfecto

Tom Carr

Del jardín imperfecto

Tom Carr

Del jardín imperfecto

Tom Carr

Del jardín imperfecto

Tom Carr

Del jardín imperfecto

Tom Carr

El jardín, un lugar en la mente, un mundo propio, creado, protegido, cuidado … artificial? Una utopía íntima que, como primer caparazón, nos aísla de lo incontrolable. Un ecosistema de ideas en el que todo tipo de semilla y fruto es posible. Pero a su vez, dentro de su aparente control y simplicidad, el jardín puede ser un laberinto, un lugar donde todos los abismos del yo son posibles. Como en el jardín del Bosco, sembrado de construcciones casi reales, de cáscaras frágiles y ligeras, cuyas formas orgánicas permiten aberturas que tanto ocultan como revelan… Y como en el jardín de Borges, aquel no lugar en donde caben todas las opciones hasta el infinito, y cuyo tema principal permanece innombrado… Las obras de Tom Carr creadas en torno a la idea de jardín imperfecto constituyen todo un vocabulario fresco y cambiante: los vacíos se solidifican y las formas devienen espacios; se transforman en lugares de confluencia, en vértices del vacío o en estructuras vivas que ascienden, precaria pero decididamente, a la luz. Abrazan el aire saturadas de color. En ellas, la pulsión de lo escondido se revela, afirmando contundentemente su existencia.

Carmen Miquel