Imagen artista biografía


MARÍA ORIZA. Aranda de Duero, Burgos 1964

Inicia su trayectoria artística a principios de la década de los 90, siempre centrada en la escultura, trabajando con diversos materiales: hierro, hormigón, poliéster, gres. La formación en la Escuela de Cerámica Francisco Alcántara y en la Escuela Municipal de la Moncloa de Madrid en la década de los ochenta le proporciona la base técnica para posteriormente centrarse en la investigación del método a partir del cual desarrollará obras distintivas en las que la relación del volumen con la superficie ofrece una visión personal de la escultura. En 2007 es nombrada miembro de la Academia Internacional de Cerámica.
Su trabajo se ha reconocido con diversos premios y su obra ha sido publicada en España, Alemania, Italia, China, Estados Unidos y Chile.

Su trabajo

En la génesis de mi obra se encuentra el vacío como contenedor de lo inmaterial. Esto es consecuencia directa de mi manera de entender y construir el volumen partiendo del plano: cortando, uniendo, curvando, plegando, buscando simetrías, asimetrías y repeticiones.
Todas estas acciones físicas recalan directamente en el material definiendo el fluir de la forma y configurando el lenguaje que describe parte del contenido de la obra. De este análisis se desprenden múltiples connotaciones simbólicas y metafóricas.
Este procedimiento de lograr volumen a partir de un plano, ofrece la posibilidad de llenar de significado el vacío que se genera y de percibir con nitidez la energía que fluye entre interior-exterior y en las distintas superficies de sus paredes.
La intervención a través del dibujo con líneas, redes, retículas son elementos reiterativos en la superficie que sirven para evidenciar la estructura formal del volumen dotándolo de unidad y coherencia.
En los trabajos de instalación, investigo la ocupación del espacio a través de elementos de repetición, el trabajo resultante se asemeja al de crecimiento de una naturaleza abstracta. El dibujo de la superficie cambia a través del movimiento de los espectadores y del cambio de perspectiva aportando multitud de connotaciones ampliando los límites de la forma.