Vacío inagotable

16 de Diciembre, 2010 - 29 de Enero, 2011

Vacío Inagotable

420 x 20 x 68 cm.

Caja de Pandora

60 x 19 x 92 cm.

Contenedor de caricias

40 x 26 x 72cm.

Aldaba

47 x 16 x 68 cm.

Abrazos

143 x 8 x 23 cm.

Oscilante

87 x 55 x 17cm.

Cazasueños I

33 x 13 x 75 cm.

Cazasueños II

33 x 13 x 35 cm.

Cazasueños III

30 x 7 x 41 cm.

Montaña artificial I

27 x 21 x 70 cm.

Montaña artificial II

37 x 20 x 47 cm.

Torre biónica

35 x 35 x 70 cm.

Cueva a cuatro aguas

60 x 30 x 23 cm.

Flor de invierno I

58 x 32 x 46 cm.

Flor de invierno

57 x 25 x 28 cm.

Gea

43 x 38 x 32 cm.

Pluma

25 x 65 x 16 cm.

Hitos

54 x 10 x 77cm.
59 x 10 x 81 cm.

El tercer cofre

50 x 18 x 118 cm.

Hada

56 x 56 x 18 cm.

Canción de cuna

Oasis

196 x 145 cm.

Hindú

22 x 26 x 82 cm.

Mandala

52 x 25 x 56 cm.

Yantra

48 x 20 x 61 cm.

El hilo conductor de esta exposición es el análisis del vacío como material edificador de espacios, como material constructivo que evidencia la lectura de lo no escrito, de lo no materializado, pero existente.
En el proceso de mi trabajo hay un análisis constante de las distintas connotaciones que ofrece una forma, de su posible evolución en relación a cambios formales, de superficie, de disposición en el espacio, o de asociación con otras piezas. El proceso, el concepto, la forma y la superficie son las cuatro piezas de un puzzle en el que todo tiene que encajar.
Investigo algo tan simple y tan complejo como la forma generada a través del plano y su relación con la superficie.
Me interesa la capacidad del plano para crear volúmenes abstractos que se llenan de contenido evocador de experiencias o sensaciones. Volúmenes que manifiestan con el ritmo de la geometría la parte más sensual del equilibrio y el orden.


Texto de la artista