Memoria del paseante

28 de Abril – 4 de Junio, 2005

Acerca del límite [Valente]

Mixta sobre tela
50 x 100 cm.

Celebración [después de Claude Monet]

Mixta sobre tela
130 x 232 cm.

Escena romántica [después de E. Granados]

Mixta sobre tela
140 x 120 cm.

Escritos al atardecer

Acrílico sobre tela
140 x 120 cm.

Los bosques ribereños

Mixta sobre tela
140 x 120 cm.

MEMORIA DEL PASEANTE

El paseo conduce a la reflexión, a la contemplación, a descubrir aromas en silencio, a vivir en un tempo distinto y atender de este modo a los infinitos detalles de la existencia y a conocer, en definitiva, el alma de grandes y pequeñas cosas. Lo minúsculo se torna inmenso y la inmensidad palpable. El paseo como reflexión sobre el paisaje, nuestro entorno y el espacio/tiempo que habitamos. Un recorrido visual que te permite, una vez más, plantearte las grandes cuestiones de la existencia y los eternos enigmas del hombre y su realidad como artista.
La memoria del paseante recoge fragmentos con los que construir un lenguaje plástico en el que se encuentran inseparables la materia y el espíritu.

LO INSIGNIFICANTE PUEDE HACERSE INMENSO POR ACCIÓN DE LA MEMORIA.

Ñaco Fabré