Lo vulnerable

11 de junio - 31 de julio, 2015

Asteroide

2015
Papel Hahnemühle con tintas pigmentadas.
100 x 80 cm.

Fuego

2013
Papel Hahnemühle con tintas pigmentadas.
52 x 33 cm.

Luces

2013
Papel Hahnemühle con tintas pigmentadas.
130 x 130 cm.

La espera

2013
Papel Hahnemühle con tintas pigmentadas.
52 x 52 cm. (Con marco).

Mujer

2013
Papel Hahnemühle con tintas pigmentadas.
Montaje en vitrina - 50 x 33 cm.

De lo vulnerable (lilium)

2012
Papel Hahnemühle con tintas pigmentadas
Montaje en vitrina - 30 x 20 cm.

De lo vulnerable 002

2012
Papel Hahnemühle con tintas pigmentadas
Montaje en vitrina - 30 x 20 cm.

Prisma

2015
Papel Hahnemühle con tintas pigmentadas.
50 x 70 cm.

Procesión

2013
Papel Hahnemühle con tintas pigmentadas.
Montaje en vitrina - 50 x 50 cm.

Orión

2014
Papel Hahnemühle con tintas pigmentadas.
67 x 47 cm. (con marco).

Memento mori

2013
Papel Hahnemühle con tintas pigmentadas.
150 x 120cm.

Constelación interior

2014
Papel Hahnemühle con tintas pigmentadas.
Montaje en vitrina - 60 x 60 cm.

Ángel

2013
Papel Hahnemühle con tintas pigmentadas.
55 x 45 cm. (con marco).

De lo vulnerable 002 (conservación)

2012
Papel Hahnemühle con tintas pigmentadas.
Montaje en vitrina - 30 x 20 cm.

De lo vulnerable 003

2012
Papel Hahnemühle con tintas pigmentadas.
30 x 20 cm.

Galaxi M501

2015
Fotografía analógica en gran formato y tratamiento digital montada al aire.
95 x 110 cm.

Mapa estelar

2014
Pecera, luz, hojas de olmo.
Medidas variables.

Luna

2015
Copia en papel Hahnemühle con tintas pigmentadas.
Medidas 30 x 40 cm.

Nebulosa

2015
Copia en papel Hahnemühle con tintas pigmentadas.
30 x 40 cm.

Andrómeda

2014
Fotografía analógica en gran formato y tratamiento digital montada al aire.
123 x 123 cm. (con marco).

Crisálida

2015
Papel Hahnemühle con tintas pigmentadas.
120 x 75 cm.

Medición espacial

2015
Papel Hahnemühle con tintas pigmentadas.
22 x 30 cm.

Sin título

2015
Caja de luz, negativos de distintos formatos.
Edición única.

Asteroide II

2015
Montaje con flores marchitas.
Edición única.

Ante mi incapacidad de comprender la gran inmensidad que rodea nuestra existencia me agarro a la única certeza que existe: el tiempo y nuestro irremediable fin.

En lugar de ceñirme a una investigación limitada a un discurso, dejo trabajar a la imaginación y permito así que ésta se exprese en distintas situaciones y con diferentes elementos. Materializo mi experiencia creativa en instalaciones con un componente común: lo efímero de la escultura congelado gracias al acto fotográfico.

Pero sobre todo me dejo llevar por el componente matérico.

Con este proyecto, más allá de buscar una reflexión concreta por parte del espectador, dejo que el acto creativo constituya un proceso personal de goce al contacto con la materia.

Quizás por el afán de acercarme a esos primeros artistas que han tratado el tema de lo efímero con su tan rotundo lema del Memento Mori -recuerda que vas a morir- he dedicado un periodo que ha durado dos años, donde me he detenido a estudiar las vanitas del XVII.

De ellas extraigo como nueva materia prima los elementos vegetales y me adentro en el mundo de la botánica.

Genero vanitas improvisadas a gran escala, gracias a un trabajo de campo en el que recopilo y clasifico todo tipo de hojas, ramas y flores que voy encontrando por las distintas ciudades por las que paso.

Y es precisamente en una ciudad, Madrid, en donde creo una pieza clave para la evolución de este proyecto que pasa de Lo vulnerable I a Lo vulnerable II, sobre todo debido al salto existencialista o de concepto que genera.

Madrid ha sido invadida por una plaga de un escarabajo llamado galeruca que ha devorado literalmente las hojas y ramas de los cientos de olmos que pueblan la Comunidad. Éstos han dejado el suelo de las aceras lleno de hojas agujereadas, que durante meses me han maravillado por parecerme absolutamente bellas. Así que después haberlas recogido, observado y probado en distintas opciones instalativas decidí proyectarles luz. Para mi sorpresa descubrí que el juego de sombras generado al proyectar esta luz componía la representación en miniatura de todo un cosmos.

A partir de ahí, comienzo una reflexión sobre nuestra situación en el Universo: la pequeñísima escala tanto física como temporal que compone nuestra existencia.

Por lo tanto he pasado a utilizar materiales tangibles (y a su vez, muertos) para crear imágenes de espacios cuya realidad espacio-temporal es inmensurable. Y es que, como dice Carmen Dalmau, "un jarrón de flores puede contener un Universo entero".


[ Texto de la artista -- PDF ] | [ Texto de Juan Jesús Torres -- PDF ]